Aventuras en el TIFF

www.torontoentero.caLo mejor de Toronto en Espa–ol

Hay muchas formas de disfrutar el Festival Internacional de Cine de Toronto (Toronto International Film Festival). Hay quienes planifican desde muy temprano las películas que quieren ver, quizá se hacen miembros y viven el Festival de una forma muy programada.Hay quienes van a una o dos películas, los que solo se acercan a la alfombra roja para ver a las estrellas y los que se hacen voluntarios para estar más cerca de la acción.

A veces simplemente hay que dejarse llevar. Eso fue lo que nos ocurrió en el último día del festival de la edición del TIFF 2014.

Era un domingo e  íbamos dispuestos a aprovechar todos los vales de voluntarios que nos quedaban (siete) pero solo alcanzamos a utilizar dos. Salimos de la casa con el programa bajo el brazo tratando del ver una película islandesa Life in a fish bowl. Desafortunadamente cuando llegamos ya la sala estaba llena. Fuimos y vinimos con varias opciones a la taquilla pero todas las películas escogidas ya estaban agotadas. De pronto, me di cuenta de una que ni habíamos notado: What we do in the shadows. La primera reacción fue descartarla de entrada porque la foto era sangrienta y no es nuestro género. Pero antes de desecharla algo hizo click en mi cabeza y recordé que era un mockumentary (una parodia con formato de documental) de vampiros con un actor neozelandés que nos encanta Jemaine Clement de la serie Flight of the Conchords. Estaba también agotada, pero decidimos tomar el riesgo y nos fuimos a la fila de “última hora”, opción que permite a personas sin entrada entrar en caso de haber puestos disponibles antes de iniciar la función 15 minutos antes porque alguien no llegó a tiempo para ver la película. Allí estuvimos una dos horas de pie, almorzamos un sándwich y conocimos a una encantadora señora uruguaya que nos regaló un par de entradas para la siguiente tanda.

Por fin nos dieron el sí y pudimos entrar a nuestra comedia vampirezca, la película estuvo delirante y afortunadamente entendimos alrededor del 80% de los chistes entre el inglés neozelandés tratando de imitar acentos de Europa del este. Como broche de oro, al final de la película, se presentó nuestro ídolo: el mismo Jemaine para una sesión de preguntas y respuestas que en realidad fue una extensión de su personaje de la película. Además como este un actor no es muy conocido, tuvimos la oportunidad de conversar y tomarnos fotos con él.

De aquí fuimos al teatro Isabel Bader para probar suerte con las entradas que nos habían regalado. No teníamos idea de lo que veríamos. Resultó ser una película franco-cubana Regreso a Ítaca sobre un hombre que regresa a Cuba luego de vivir 14 años en el exilio en España. Es un reencuentro de este hombre con sus amigos a lo largo de una noche de tragos. No me encantó, pero nos atrajo lo suficiente para quedarnos hasta el final.

Salimos de allí rápido para hacer la fila de “última hora” de nuevo para ver la película estadounidense Before we go, pero saliendo del teatro, una persona nos regaló entradas para una película de Estonia: In the Crosswind. La película más bella y vanguardista que he visto. Es un poema fotográfico en blanco y negro de tableaux vivants sobre la deportación de una familia estonia a Siberia durante la Segunda Guerra Mundial. Mientras la veía pensaba en como disfrutarían esta película nuestros fotógrafos de Toronto Entero Mirna Chacín y Adolfo Fernández.

Déjate llevar por la locura del TIFF 2015, todo puede pasar desde conocer a tu estrella favorita hasta ver una película que nunca imaginaste ver y mucho más. Aventúrate.

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Pin on Pinterest0Share on LinkedIn0Email this to someone