From Jamaica to Toronto

jamaica to toronto

No hay mejor manera de encontrar joyas musicales que buscando y rebuscando en las estanterías de las tiendas de discos. Reconozco que no soy muy amigo del iTunes y de la compra digital, soy un romántico para esto. Toronto ofrece además multitud de sitios de primera y segunda mano para perderse en las estanterías de vinilos, cds e incluso cassettes, ¡MUERTE AL MP3!

En uno de mis buceos, encontré una joya a precio irrisorio “From Jamaica to Toronto”, recopilado por Kevin “Sipreano” Howes –coleccionista y especialista de Funk, Soul, Blues y R&B canadiense durante los 60 y 70–. Lo que hoy es uno de los destinos favoritos del canadiense para huir del invierno, hace 50 años fue otra clase de paraíso al que productores musicales canadienses iban a buscar músicos. Esa fuente inagotable de talento jamaicano fue primero contratada para tocar en las bandas de los cruceros canadienses que surcaban el norte. Algunos de ellos tuvieron la oportunidad de grabar en estudios de Toronto, adaptándose, eso sí, al boom de Soul, Funk y R&B que durante los 60 experimentó la ciudad. Había que pagar las facturas y el reggae no despertaba el interés del público. Ni siquiera con la aparición de Bob Marley en los 70, los canadienses, que son muy suyos.

Los mejores compositores y músicos de Ska, Rocksteady y Reggae fueron los que vinieron, y a la vista del resultado no parece que cambiar el registro musical fuese un problema para ellos. De esa remesa Sipreano escogió dieciséis temas de hard funk, deep soul, alguno se coló de reggae, soul y jazz producidos en Toronto entre 1967 y 1974 y que podrían haber sido producidos por la Motown o firmados por James Brown. El tercer tema “Chips-Chicken-Banana Split” es un ejemplo de ello, potente sección de viento y armonías rápidas que se acerca al groove del Cold Sweat.

Jackie Opel, Johnny More, Alton Ellis, Lloyd Delpratt o Johnnie Osbourne. Todos músicos con carrera en Kingston, que tuvieron el valor de dejar todo junto a otros 30.000 jamaicanos (no todos eran músicos, claro) para venir aquí y probar fortuna. Incluso Jackie Mittoo –organista que ayudó a definir las bases del reggae con Los Skatalites, Soul Vendors y sound dimension– y Jerry Brown –fundador en 1974 de Summer Records– intentaron hacer ver al público canadiense que la música reggae tenía hueco. No salió como esperaban, pero sin duda fueron las semillas que hicieron dar a conocer el estilo al país.

Jamaica to Toronto es un disco recopilatorio realmente recomendable por múltiples motivos. El primero y evidente es la calidad de las grabaciones y de los temas del álbum. El segundo, es por el movimiento social, el éxodo que los músicos jamaicanos llevaron a cabo para mejorar en calidad de vida. Resulta familiar. Y el tercero, por la creación de ese micro-Jamaica en Toronto, transmitiendo con la música sus memorias y recuerdos de sus hogares que además sentó las bases del reggae en Canadá y sirvió para que en Julio-Agosto se celebre el mejor parade jamaicano Caribana de norte américa. No se me ocurre mejor manera de hacerlo.

Playlist From Jamaica to Toronto

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Pin on Pinterest0Share on LinkedIn0Email this to someone