Cómo sobrevivir al invierno sin deprimirse

Lago Ontario en Toronto
Lago Ontario en Toronto

Aunque las temperaturas torontonianas no son tan excesivas como en otras partes del país, el invierno de esta ciudad puede alcanzar los menos veintitantos grados y sobre todo, puede llegar a durar hasta seis meses. Por eso mismo, como las actividades son limitadas, es fácil tender a encerrarse en casa y volverse un ermitaño gruñón poco a poco. Así que aquí van unos pequeños consejos para evitar deprimirse:

 No te abrigues tanto como dicen:

Sí, hace mucho mucho frío, pero el recorrido habitual consiste en ir de casa al metro y del metro a otro lugar cerrado. Como cada uno de estos sitios tiene una calefacción extrema, las diez capas no son muy prácticas, pues empezarás a cabrearte cuando tengas calor, la bufanda en una mano y el jersey en la otra.

 Vete al cine los martes:

Varias cadenas de cine ofrecen los martes sus entradas a mitad de precio. Aprovecha para ver los nuevos estrenos en pantalla grande o films más independientes en cines como el Revue Cinema, el Fox Theatre o el Carlton (además este último viene amenizado por un pianista mientras esperas en el hall).

 Evita los centros comerciales:

A no ser que te gusten las aglomeraciones de catorceañeras (¿qué os creíais que Robin Sparkles y su Let’s go to the Mall eran una exageración sobre los malls canadienses?), evita pasearte por los centros comerciales durante el invierno. Además, estos se hallan escondidos debajo de hoteles o junto a parkings subterráneos, así que es bastante fácil caer en ellos por accidente.

Iglú en 4 Miles Lake, Ontario

Iglú en 4 Miles Lake, Ontario

Prueba el ice skating:

Aunque no todos tenemos el equilibrio suficiente para disfrutar de esta tradición canadiense, es una de las cosas que hay que probar al menos una vez al año. Lugares como el Harbourfront Centre, la Nathan Phillips Square y los polideportivos municipales ofrecen pistas de hielo y alquiler de patines. En este caso, olvídate del punto uno y abrígate todo lo que puedas.

 Visita el Distillery District:

Este barrio de apariencia industrial ofrece durante el invierno infinidad de actividades tanto al aire libre como en interiores. Conciertos, mercados y exposiciones se dan lugar en este rincón, con aspiración de SoHo neoyorkino, para alegrar  los largos meses invernales. Merece la pena echar un vistazo al Christmas Market que se monta durante Noviembre y Diciembre, siguiendo el modelo de mercado navideño europeo.

 Museos:

No nos engañemos, Toronto no ofrece una gran oferta de grandes museos de arte e historia, pero los meses de frío son una buena ocasión para visitar todas esas pequeñas galerías que se encuentran escondidas por los alrededores de Queen Street y Ossington.

 Operación antibikini:

Lo que sí ofrece Toronto es una gran variedad de oferta gastronómica. Olvídate de los prejuicios contra los menús norteamericanos y aprovecha de la multiculturalidad culinaria que se puede encontrar en esta ciudad.  Los estudios demuestran que los canadienses engordan una media de 2 Kg  durante este periodo invernal, puesto que una de las actividades más comunes es salir a socializarse a uno de los múltiples restaurantes de la ciudad.

 Fiestas caseras:

Para los que busquen formas de socializarse menos anglosajonas, las fiestas caseras son una gran opción. No hay nada mejor que hacer un combinado entre la pereza invernal de quedarse en casa y la necesidad hispana de pasar las noches del fin de semana con amigos.

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Pin on Pinterest0Share on LinkedIn0Email this to someone

Comentarios

  1. […] Te lo recomiendo, aprovecha el invierno. La vida no acaba durante estos meses, y lo único que tienes que hacer es no quedarte quieto. Para más ideas sobre cómo disfrutar del invierno, te invito a leer el artículo de María Aparicio: Cómo disfrutar el invierno sin deprimirse. […]