Lo malo, lo feo y lo bueno del atentado en París

Duelo

Los atentados de París y Beirut han estremecido a la opinión pública mundial tanto por el número de víctimas así como por ser una clara demostración de poder del terrorismo del Estado Islámico de Siria e Irak (ISIS por sus siglas en inglés). En la capital francesa, cerca de 150 personas perdieron la vida mientras que en Líbano, el atentado con bomba ha dejado más de 40 muertos y 200 heridos.

En este punto, es importante pensar ¿qué implicaciones tienen estás demostraciones de fuerza para la comunidad internacional? Para responder esto podríamos identificar lo malo, lo feo y lo bueno de esta situación.

Lo malo: Hay que empezar por lo importante, todas las vidas que se han perdido inútilmente comenzado en la Guerra de Irak del 2003 hasta la actualidad ya que todo forma parte de un mismo conflicto.

También la islamofobia y la fobia a los refugiados tendrán un repunte. Los que matan por religión son mucho menos que los que ven en la religión fuerzas para ayudar a sus semejantes, pero los primeros son más activos, su daño no puede pasar desapercibido y por ello son más notables que lo segundos.

Lo feo: Políticos oportunistas que se alimentan del caos, aquellos que crean los problemas para luego mostrarse como los solucionadores idóneos del problema que crean. Asimismo, no hay esperanza para una nueva primavera árabe. El caos en el Irak post Sadam Hussein, y en Libia post Gaddafi (admito que apoyé su salida) está desanimando a occidente de apoyar la salida de otros dictadores como Bashar Al-Assad. Si EEUU ya se estaba resignando en no forzar la salida del Presidente sirio a cambio del apoyo ruso, ahora menos lo va a intentar. Al-Assad será el malo conocido que al menos tiene en común su enfrentamiento con ISIS.

Lo bueno: No hay nada bueno en lo que pasó sino en lo que podría ocurrir. El dogmatismo del ISIS no puede enfrentarse con más dogmatismo en occidente; si los países afectados enfrentan el terror con democracia y diálogo yo creo que habrá más oportunidad de derrotar al terrorismo.

En Canadá somos testigos de la importancia del diálogo de civilizaciones y de cómo la tolerancia fomenta la convivencia. Esa es la clave para que nuestro país sea uno de los más estables y seguros del mundo. Si bien a escala global es más complejo, no deja de ser una lección útil para la lucha contra el terrorismo.

Orfendas

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Pin on Pinterest0Share on LinkedIn0Email this to someone