Los ‘sweet sixteen’ de aluCine

El carrete de la película ya ha comenzado a girar. Sinara Rozo Perdomo, directora ejecutiva de aluCine, da inicio al festival.
El carrete de la película ya ha comenzado a girar. Sinara Rozo Perdomo, directora ejecutiva de aluCine, da inicio al festival.

Cuando Sinara Rozo y Jorge Lozano fundaron aluCine en 1995, se enfrentaron a un público que no tenía claro si el cortometraje era cine, que prefería películas hollywoodenses a obras “de las que mueven el piso” y,  sobre todo,  a una audiencia poco acostumbrada a encontrarse con filmes latinos en la gran pantalla canadiense.

Desde entonces, Rozo y Lozano emprendieron una tarea que 21 años más tarde se ha convertido en una tradición: educar a la audiencia y luchar contra las dificultades para exhibir cine latino de autor en Toronto. “En cinco minutos se puede contar una historia increíble, pero es muy difícil condensarla en tan poco tiempo. Teníamos el reto de decirle a la gente que el cortometraje sí es cine y la necesidad de crear un espacio para el arte latino”, explica Rozo.

AluCine estrenó el 1 de Junio su 16 edición con 50 películas –cortos en su mayoría, aunque también cuenta con largometrajes y documentales excepcionales- que pretenden educar y transgredir a nivel ideológico, estético y geográfico y, particularmente, romper prejuicios sobre la cultura latinoamericana en Toronto.

Los sweet sixteen de aluCine arrancaron en The Royal con Cruzando Fronteras’, la primera retrospectiva de cine latino canadiense independiente llevada a cabo en el país. Con más de 200 espectadores, se proyectaron cortos de los 70, 80 y 90 que trataron los temas del exilio, la familia, la memoria y la identidad de forma conmovedora y burlesca, asombrando al público y generando preguntas.

Crossroads Director, guionista y actores

Guillermo Verdecchia, al micrófono.

Jorge Lozano y Guillermo Verdecchia, actor argentino afincado en Toronto, repasaron las décadas en las que se centra esta retrospectiva, en las que el cine latino de autor en Canadá vivió un momento único. “Teníamos muy poco presupuesto y muchas restricciones, pero había un gran sentido de comunidad”, recordó Lozano. “Hacíamos lo necesario para sacar una película adelante. Todos formábamos parte de todo. Si leéis los créditos veréis cómo se repiten los nombres… Uno era productor, actor y realizador en tres películas distintas al mismo tiempo”, añadía Verdecchia con nostalgia. La retrospectiva continúa el dia 2 de Junio en el Royal a las 9pm.

Durante el fin de semana, aluCine se traslada a la Jackman Hall (AGO) con estrenos de largometrajes, documentales y cortos latinos de renombre internacional y que este año se enfocan en la conservación del medio ambiente.

Mirando al futuro

Para Sinara Rozo, los retos de aluCine pasan por conseguir más presencia en los medios de comunicación, por atraer más inversores y por seguir innovando y transgrediendo a través del arte. “Me encantaría traer exhibiciones de arte interactivas que combinan por ejemplo la proyección con la danza en directo, pero hace falta mucha plata para ese tipo de cosas”, explica Rozo.

A diferencia de otros festivales latinos que se organizan en Toronto, aluCine cuenta con una ventaja: el gran interés que su propuesta despierta en el público canadiense. “El público latino tiende a buscar lo más fácil de digerir, mientras que el canadiense es más cinéfilo y prefiere obras  diferentes, vanguardistas y experimentales. Nuestros mayores fans son canadienses”, asegura Rozo.

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Pin on Pinterest0Share on LinkedIn0Email this to someone