Marilyn, Liz, Warhol: cuando el arte los junta

TIFF movies

A finales de la década de 1950, Marilyn Monroe y Elizabeth Taylor eran dos de las valiosas “posesiones” de la 20th Century Fox, el estudio cinematográfico que se preciaba de tener “más estrellas que en el cielo”. No obstante, cada una tenía su nicho particular: Marilyn era el símbolo sexual de toda una generación, famosa principalmente por sus comedias; Taylor era la actriz especializada en roles dramáticos y temperamentales.

Marilyn siempre luchó por ser respetada como actriz y en su última entrevista, publicada por la revista Life el 3 de agosto de 1962, afirmó: «Si ahora soy una estrella es porque la gente me ha hecho una estrella. No un estudio, no una persona, sino el público… Siempre pensé que los símbolos eran cosas que se usaban para dar nombre a varias cosas. Ese es el problema… que el sex symbol se convierte en una cosa, y yo odio ser una cosa…». Dos días más tarde, fue hallada muerta por una sobredosis de barbitúricos que en el momento se certificó como suicidio, pero que con los años se ha convertido en un misterio.

Por su parte, Liz Taylor desarrolló su carrera en la pantalla grande, desde una simpática actriz infantil, pasando por estrellita joven en comedias y dramas de época, hasta lograr el Oscar en 1960 por su actuación como prostituta en BUtterfield 8. Había superado en ese momento una grave neumonía, además de serios reveses en su vida sentimental.

La muerte de Monroe y la enfermedad de Liz a principios de los 60 motivaron a Andy Warhol, entonces un artista emergente de la corriente Pop, a utilizar sus figuras como modelo e inmortalizarlas. Ellas, cuyas imágenes habían sido reproducidad hasta el hartazgo en los medios periodísticos, fueron así re-inventadas como nuevos íconos de la cultura popular, en serigrafías que replicaban la misma imagen —paradójicamente—como una mercancía, con variaciones de colores vibrantes o desvaneciéndose en series monócromas. La fama que ostentaron en sus carreras era reinterpretada bajo una nueva óptica, pero igual de vacía y consumista. Los extremos se tocaban y el arte pictórico adquiría una nueva expresión y un nuevo ídolo.

Por ello, resulta interesante dar una nueva mirada a las carreras de estas dos estrellas a través del ciclo cinematográfico Liz & Marilyn: Black and White in colour, que la Cinemateca del  TIFF Lightbox ha programado  desde octubre 2015  y que culmina el 7 de enero de 2016, en el marco de la exposición Andy Warhol Stars of the Silver Screen. Otra oportunidad extraordinaria de reencontrarnos con estas bellezas clásicas la brinda Revolver Gallery, donde se exhibe la exposición Andy Warhol: Revisited, que incluye las ya famosas serigrafías de Marilyn y Liz.

Si bien el ciclo de películas ya casi llega a su fin, todavía hay oportunidad de ver Monkey Bussiness, una disparatada comedia con Cary Grant, Marilyn y Ginger Rogers (18 de diciembre); Suddenly, Last Summer, melodrama sureño de Tennessee Williams con Liz, Katherine Hepburn y Montgomery Clift (19 de diciembre); Little Women, versión de la novela de Louisa May Alcott, con Liz como la impetuosa Amy March (20 de diciembre); Bus Stop, la cinta que le permitió a Marilyn el reconocimiento de la crítica (21 de diciembre); The Prince and The Showgirl, comedia poco valorada en la que Marilyn comparte créditos con Laurence Olivier en una cinta producida por ella misma (27 de diciembre); Let´s Make Love, que une a Yves Montand con Monroe bajo la dirección de George Cukor (28 de diciembre); y A Place in the Sun, melodrama sobre la ambición donde Liz y Monty Clift rivalizan en belleza física (29 de diciembre).

El 2016 se inicia con Father of the Bride, comedia de Liz junto a Spencer Tracy, bajo la dirección de Vicente Minnelli (2 de enero); Giant, drama tejanocon Liz, Rock Hudson y James Dean en su última película (3 de enero); River of no Return, otro drama ambientado en el oeste con Marilyn y Robert Mitchum (5 de enero); y The Misfits, basada en un guion de Arthur Miller dirigido por John Huston, con la última actuación de Clark Gable y Marilyn, acompañados por Montgomery Clift y Eli Wallach (7 de enero). Todo un menú para golosos del cine clásico norteamericano.
TIFF movies

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Pin on Pinterest0Share on LinkedIn0Email this to someone