Tapas, diseño español en Toronto

TAPAS. Spanish design for food.
TAPAS. Spanish design for food.

Hasta el próximo 10 de agosto podéis visitar en el Design Exchange “TAPAS: Spanish desing for food”, una curiosa exposición sobre el más reciente diseño español aplicado a la gastronomía. Se trata de una degustación creativa, a mode de “tapeo”, de todos aquellos ámbitos donde el diseño interviene en la alimentación.

La exposición “Tapas” te recibe con una gran copa de vino y su tapa correspondiente cual sancta santorum de la gastronomía española. Buen recibimiento sin duda. No obstante, la copa gigante está en una vitrina redonda que deforma los objetos que se ven a través de ella. ¿Será una señal de aviso sobre los efectos del vino o tal vez de la locura de objetos que nos vamos a encontrar a lo largo de la exposición?

Lo primero en que me fijo es en varios jamones serranos colgados, deformación española se llama, pero enseguida me doy cuenta de que hay algo raro en ellos. ¡¡¡NOOO, son hinchables, de mentira, fake!!! No se puede jugar así con lo más sagrado para un español, el jamón. El órdago está echado, a partir de aquí puedo admitir todo lo que venga.

La exposición está dividida en cuatro ámbitos: Cocina, Mesa, Comida y Vino y hace un recorrido por más de 200 objetos que muestran como el diseño encuentra soluciones a los problemas que ha ido planteando la gastronomía. “Tapas” abarca un sin número de ideas locas que van desde objetos tan llamativos como el plato “vivo” del restaurante El Celler de Can Roca (el mejor del mundo actualmente), que imita a la masa madre moviéndose, hasta la divertida mesa-futbolín de uno de los restaurantes del cocinero José Andrés.

Bota de vino H2O

Bota de vino H2O

Hay espacio también para los diseños clásicos, esos objetos sin los cuales no sabríamos vivir y que sacados de su contexto habitual cobran una relevancia que en muchas ocasiones les es negada; y me refiero a objetos tan castizos como el maravilloso botijo, la inimitable bota o la españolísima olla exprés. Tan sencillos, eficaces y duraderos que son el mejor ejemplo del perfecto diseño. Esta sencillez me lleva a los diseños más actuales que captan mi atención, que no son sino los más simples, como una tabla de cortar que dobla las esquinas para que no se te caiga la comida cuando la pasas a otro recipiente. ¡Obvio! Cómo no se me ocurrió a mí antes, después de tirar la cebolla y el tomate picados por todos lados al intentar echarlos en la sartén millones de veces. También sorprendente es la reinvención de la clásica bota de vino en una estupenda botella de agua para ciclistas o el salvamanteles que te vas haciendo tú mismo con los corchos de las botellas de vino que te bebes (más de uno podría regalarlos a pares en poco tiempo).

Hay tantos objetos llamativos en “Tapas” que los ojos no saben dónde fijar la atención, saltas de uno a otro como un niño en las atracciones de Wonderland, cada vez más fascinado y pensando que sólo hace falta un poco de ingenio y saber hacer para facilitarnos y hacernos más divertida la gastronomía. Incluso diseños abiertamente provocativos, como la vajilla con formas de órganos de animales, destacan por su perfecto acabado.

Ya han disfrutado de “Tapas” en Corea, Japón y EEUU. No os la perdáis en Toronto, es una EXPERIENCIA para todos los sentidos.

Botijo La Siesta

Botijo La Siesta

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Pin on Pinterest0Share on LinkedIn0Email this to someone