Un amor de verano

summer days

Si tratara de definir medidas en el tiempo, tal vez, parecería una posibilidad imprecisa y poco acertada; pero Toronto entre el frío y el calor, rápidamente establece una línea divisoria de emociones y sensaciones que llegan no sólo entre los días, sino entre sus extremas y secuenciales estaciones.

Ahora, es momento de despedir el verano que aunque no fue lo que muchos esperaban, se marcha dejando días cada vez más cortos, noches cada vez más frías y un cielo desolado sobre un viento sin piedad que cada vez nos recuerda más el frío que el calor; así que no me juzguen si entre líneas pueden percibir el dolor del desamor…

Confieso que he vivido “un amor de verano”, y aunque muchos pensaran que me refiero a un príncipe a lo mejor no tan azul, debo aclarar que nada tiene que ver con mi corazón. He terminado por pensar que el verano torontiano, es probablemente una experiencia tan íntima y encantadora que una vez se marcha es verdaderamente difícil recordar que la vida durante unos cuantos meses tuvo tanto color.

www.torontoentero.caLo mejor de Toronto en Espa–ol

La espera

Después de un invierno desesperanzador y una primavera un poco decepcionante, de repente y bajo las señales de los girasoles que persiguen el sol, llegó el mágico y anhelado veranoun verano que me hizo recordar mi amor por Toronto, y con ello, el sabor de los helados, los perros calientes y el olor a barbacoa por toda la ciudad. El calor, me recordó una ciudad joven, vibrante y divertida, llena de momentos que se vuelven historias que se cuentan una y otra vez; pero quizá más que eso… me devolvió la belleza de lo simple… la fortuna de caminar junto al lago Ontario y la dicha de sentir el viento entre ropas ligeras.

…Así fue… luego de haber sentido un amor tan intenso, vívido y tristemente efímero, con los pedazos de mi corazón guardados ya en mi abrigo de otoño, esperaré a través de mi ventana ver como las hojas cambian de color y entre rojos y amarillos hermosamente difíciles de describir, observaré sigilosamente como el rastro de ése verano del 2014 se transforma lentamente en uno más de los recuerdos que Toronto, mi gran amor, dejó para siempre en mi corazón.

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Pin on Pinterest0Share on LinkedIn0Email this to someone